domingo, 22 de febrero de 2015

La PGJ a través de la DGADAI logró el esclarecimiento del secuestro yhomicidio del joven estudiante del Tecnológico de Monterrey, campusPuebla

Domingo 22 de febrero de 2015
Boletín No. 4961


·         Los autores del delito son menores de edad.
·         Uno de ellos estudiante y compañero del mismo campus.
En el combate frontal contra el delito de secuestro, la Procuraduría General de Justicia del Estado a través de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGADAI), logró esclarecer el secuestro y homicidio del joven de 18 años de edad, estudiante del bachillerato en el Tecnológico de Monterrey campus Puebla.

El 06 de febrero del año en curso, aproximadamente a las 16:00 horas el joven estudiante salió de las instalaciones educativas para visitar a su mamá quien se encontraba hospitalizada en la Beneficencia Española, e hizo escala en un establecimiento de venta de alimentos ubicado en la entrada del Fraccionamiento Lomas de Angelópolis de esta ciudad capital. Minutos más tarde su familia realizó contacto telefónico con él para saber su ubicación, y les refirió que se encontraba a unas cuadras de dicho nosocomio, siendo ésta la última comunicación que tuvo con su familia.

Es hasta las 09:30 horas del día siguiente, esto es, el 7 de febrero, cuando la familia de la víctima recibió la primera llamada de exigencia económica en la que le requerían la cantidad de 15 millones de pesos, a cambio de liberar a su hijo. En virtud de lo anterior, presentaron la denuncia correspondiente ante la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGADAI), dando inicio a la averiguación previa PGJP/DGICDS/AP/02/2015, por el delito de secuestro, por lo que de manera inmediata se le otorgó a la familia de la víctima desde ese momento y hasta el día de hoy la atención correspondiente ordenada en los protocolos existentes en materia de secuestro.

Así entonces, iniciaron las labores de rastreo y análisis de la información que se fue generando; sin embargo, y aun cuando habían pasado 5 días de negociación en los que se realizaron más de 6 llamadas de exigencia económica, el 11 de febrero del mismo año, el Agente del Ministerio Público de esta Dirección General recibió información por parte del Estado de Veracruz, en la que hicieron del conocimiento que desde el 7 de febrero de 2015, esto es, al día siguiente en que fue privado de su libertad y el mismo día en que iniciaron las llamadas de exigencia económica, se localizó en un paraje de la población de Yecuatla, Veracruz, un cuerpo sin vida el cual coincidía con las características físicas y de vestimenta del joven estudiante, por lo que en colaboración con la Procuraduría General de Justicia del Estado de Veracruz, personal de esta Dirección y los familiares de la víctima se trasladaron al Estado vecino a efecto de realizar la identificación del cuerpo y los trámites correspondientes.

Ante el hallazgo acontecido en el Estado vecino, se estableció la coordinación entre esta Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto de Puebla y la Unidad Antisecuestros del Estado de Veracruz, a efecto de intercambiar la información que permitiera el esclarecimiento del secuestro y homicidio del joven estudiante.

Derivado de la colaboración existente entre ambos Estados, el 13 de febrero del presente año, la Unidad Antisecuestro del Estado de Veracruz encontró el vehículo en que fue secuestrada la víctima en el estacionamiento de un negocio de comida rápida en las inmediaciones del municipio de Xalapa, Veracruz, y de inmediato se le practicaron las diligencias de Ley, tendientes a encontrar indicios que permitieran la identificación de los probables responsables.

Como resultado de las labores de inteligencia y rastreo de información de campo y gabinete obtenida por el Agente del Ministerio Público, Agentes Ministeriales y Peritos adscritos a la DGADAI, se logró establecer que el 6 de febrero del año en curso, la víctima salió de la institución educativa alrededor de la 16:00 horas, en compañía de otro estudiante del mismo campus, quien hoy sabemos tiene 17 años de edad, originario de Xalapa, Veracruz y conocido de la víctima, ambos abordaron el vehículo marca Mercedes Benz, color gris plata con placas de circulación PZZ2354 del Estado de Puebla, propiedad de la víctima.

Minutos más tarde, ambos arribaron a un establecimiento de venta de alimentos ubicado en la entrada del Fraccionamiento Lomas de Angelópolis de esta ciudad capital, después de que la víctima compró comida para llevar se retiraron juntos.

A las afueras del fraccionamiento Lomas de Angelópolis y a solicitud del acompañante de la víctima, abordaron el vehículo otras dos personas quienes supuestamente eran amigos de este último, ambos menores de edad y originarios también de Xalapa, Veracruz, solicitándole a la víctima los acercara al domicilio del primer acompañante, hecho que la víctima consintió en razón de quedar en la misma dirección que el hospital en el que se encontraba internada su mamá.

Una vez que arribaron cerca del domicilio del compañero de la víctima ubicado en el fraccionamiento El Molino, frente al Tecnológico de Monterrey, campus Puebla, la victima detuvo el auto para que descendieran, es entonces, cuando los dos pasajeros que se encontraban en el asiento posterior, amagan y someten a la víctima trasladándola hacia la parte trasera del vehículo, una vez que logran controlarla uno de ellos conduce el vehículo y toda vez que quien conoce la Ciudad de Puebla es el menor compañero de la víctima, éste es el encargado de sacarlos hasta la autopista México-Puebla, con dirección a Veracruz, lugar en el que desciende a efecto de regresar a su domicilio e informarles lo que pasaba respecto al tema y así mantener el control de la situación.

Posterior a ello, los dos menores que llevan a la víctima privada de su libertad se dirigen al Estado de Veracruz, en donde privan de la vida a la víctima tras inferirle diversas lesiones con arma punzocortante, abandonando el cuerpo en  un paraje conocido como “La Curva Z” en el Municipio de Yecuatla, Veracruz, haciéndoselo saber al compañero de la víctima y cómplice del ilícito, lo anterior en virtud de que la comunicación que sostenían era muy constante ya que este último les informaba de lo que la familia hacía así como de lo que se enteraba respecto a la búsqueda de la víctima.

Sin embargo, y aun cuando de acuerdo a lo referido por uno de los menores involucrados asegurados, el móvil de dicho ilícito era el secuestro, esto es, privarlo de la libertad para exigir un numerario equivalente a 15 millones de pesos, deciden privar de la vida a la víctima antes de iniciar las llamadas de negociación en razón de que conocía perfectamente a uno de sus captores, pues resultaba ser compañero de la misma institución educativa, dejando el cuerpo en la población de Yecuatla, Veracruz, por la mañana del día siguiente en que fuera privado de su libertad.

Tras realizar diversas diligencias se obtuvieron elementos de prueba que permitieron acreditar la participación de los involucrados así como su identificación, por lo que el Agente del Ministerio Público adscrito a la DGADAI ordenó la presentación de los mismos.

El sábado 21 de febrero del presente año, se logró el aseguramiento y puesta a disposición del compañero de la víctima quien fue puesto a disposición del Agente del Ministerio Público adscrito a la DGADAI, sin embargo al ser menor de edad, se remitió a la Agencia Especializada en Justicia para Adolescentes.

Si bien es cierto que la DGADAI, esclareció el caso y aseguró a uno de los involucrados que de acuerdo al rastreo de información se ubicaba en el Estado de Puebla, también lo es que la investigación sigue abierta en tanto se logre la captura de los otros dos involucrados, a quienes la Unidad Antisecuestros del Estado de Veracruz ya está ubicando y localizando dado que se tiene referencia que no solo son originarios de aquella entidad, sino que también se ubican en la misma.

Además, los involucrados en el presente hecho se encuentran relacionados con otro secuestro ocurrido en Veracruz, en donde fueron reconocidos por la víctima, quien escapó de su cautiverio.

Debe destacarse que los datos personales así como los retratos y/o fotografías de los infractores menores de edad o cualquier medio que los identifique, de conformidad con los tratados de derechos humanos internacionales y tratamiento para menores infractores, prohíbe su publicación por cualquier medio.

Es de resaltar que la colaboración institucional que la DGADAI tuvo con el plantel educativo, fue de manera óptima, ya que en más de una ocasión que se requirió información, ésta fue proporcionada de forma ágil, inmediata y completa. Por lo anterior, es importante que las instituciones colaboren con la procuración de justicia con la finalidad de presentarle a la sociedad resultados como este.


Con los resultados de la investigación sustentada en diversas pruebas periciales, de Inteligencia y operativas, la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto de la Procuraduría General de Justicia de Puebla reitera el firme compromiso de combatir el secuestro.​​​
 

No hay comentarios: