martes, 1 de abril de 2014

La Procuraduría de Justicia de Puebla obtuvo sentencia condenatoria en contra de presunto homicida

  •  El Tribunal Oral consideró al acusado, penalmente responsable del ilícito dentro del Nuevo Sistema de Justicia Penal.
  •  La sentencia es de 20 años de prisión y el pago de la reparación moral y material es por la cantidad de 136 mil 664 pesos.

 

La Procuraduría General de Justicia (PGJ) informa que la Fiscalía  General Regional, dentro del marco legal del Nuevo Sistema de Justicia Penal, obtuvo por parte del Tribunal Oral, sentencia condenatoria en contra de Miguel Martín Vázquez y/o Miguel Martín Tacuaco Vázquez, ya que fue encontrado penalmente responsable del delito de homicidio en razón del parentesco, en agravio de quien se llamó Germán Tacuaco García.

 

De acuerdo con la causa penal, el 25 de mayo de 2013 el hoy imputado llegó en estado de ebriedad a su domicilio ubicado en Tepetitán Zacatipan, perteneciente al municipio de Cuetzalan, agrediendo de forma verbal a su concubina, situación por la cual, Germán Tacuaco García quien era su hijo, le pidió que se tranquilizara, sin embargo, éste tomó un machete y lo lesionó en el cuello provocándole la muerte, además de que también intentó agredir a la mujer.

 

Una vez que la PGJ ejercitó acción penal en contra de esta persona, se llevó a cabo la Audiencia de Control de Detención, misma que el Juez de control calificó de legal, no obstante, el agente del ministerio público procedió a la acumulación de imputaciones por el delito referido, logrando su vinculación a proceso.

 

Bajo los principios que rigen el Nuevo Sistema Penal Acusatorio, vigente en la región Oriente del estado, el fiscal realizó diversas diligencias e indagatorias, mismas que fueron contundentes para acreditar su teoría del caso.

 

Una vez desahogadas las pruebas ofertadas tanto por la fiscalía como por la defensoría pública, el Tribunal Oral consideró al acusado Miguel Martín Vázquez y/o Miguel Martín Tacuaco Vázquez, penalmente responsable del delito de homicidio en razón del parentesco.

 

Derivado de lo anterior, durante la audiencia de individualización de sanciones se obtuvo sentencia condenatoria en los siguientes términos: 20 años de prisión, siendo el pago de la reparación del daño moral y material la cantidad de 136 mil 664 pesos.

No hay comentarios: