martes, 6 de noviembre de 2012

Lanza Procuraduría General de Justicia del estado campaña “Ponle un alto a la extorsión”

SPOTS
  • A través de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGADAI) la dependencia busca prevenir y combatir de manera frontal este ilícito en la entidad

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Puebla (PGJ), a través de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto (DGADAI), pone en marcha la campaña informativa  y de fomento a la denuncia denominada “Ponle un alto a la extorsión”, mediante la cual de manera preventiva se pretende combatir frontalmente dicho delito.

El delito de extorsión se suma  a aquellos ilícitos considerados como de alto impacto no sólo a nivel estatal sino nacional; lo anterior porque laceran de manera directa la seguridad jurídica así como la economía de los poblanos, por lo que desde el Plan Estatal de Desarrollo se prevén objetivos y líneas de acción a efecto de combatir mediante la prevención diversos delitos de alto impacto como lo son el secuestro y la extorsión.


La prevención del delito adquiere suma relevancia ya que es el método por el cual se puede lograr que el delincuente no consiga su objetivo, con independencia de que al haberlo intentado se persiga y se consigne ante las autoridades jurisdiccionales, brindando con ello seguridad jurídica a los poblanos sobre sus bienes y su persona, impulsando el fomento a la denuncia y obteniendo como resultado el bienestar de la sociedad.

El delito de extorsión, previsto en el Código de Defensa Social para el Estado de Puebla, refiere que lo comete aquella persona que pretende conseguir o consigue un beneficio a través de la intimidación, con la amenaza de causar un daño físico, moral o económico, a su persona o a un tercero.

En la actualidad, quienes cometen este delito actualizan la intimidación a través de 4 supuestos:


1.- Llamadas telefónicas ya sea a teléfonos celulares o a los denominados fijos o de casa.

2.- Mensajes de texto a través de teléfonos celulares o redes sociales.

3.- Correo electrónico

4.- Anónimos.



Por lo que hace a las llamadas telefónicas y mensajes de texto deben destacarse 5 modalidades:


1.- Te llaman agresivamente diciéndote que te tienen vigilado a ti y a tu familia; que tu casa está en constante vigilancia y si no depositas cierta cantidad de dinero, casi siempre en instituciones bancarias como ELEKTRA, BANCOPPEL y otras,  estarás en grave peligro.

2.- Alguien dice ser tu pariente y que viene de visita de los Estados Unidos de Norte América; posteriormente una persona distinta llama y refiere trabajar en la aduana y que  debes enviarle dinero porque tu familiar se encuentra detenido en una aduana o aeropuerto que trae regalos para ti, trae mucho dinero, y fue detenido por no declarar impuestos, solicitando deposites determinada cantidad a un número de cuenta para arreglar su situación y no ser presentado ante las autoridades.

3.- Alguien te llama llorando, (generalmente una voz de mujer o menor de edad) en el que dice “MAMÁ, MAMÁ, ME SUBIERON A UNA CAMIONETA ME LLEVAN SECUESTRADO” posterior a esto se escucha la voz de un sujeto que exige cantidades que van desde los 80 mil a 200 mil pesos a cambio de la supuesta liberación de la víctima siendo esta una de las formas de extorsión más utilizadas.

4. Se hacen pasar por comandantes de supuestas organizaciones criminales quienes dicen que van a entrar a tu casa a decapitar, matar o secuestrar a todos si no depositas dinero en cuentas bancarias.

5.- MODALIDAD TRIPARTITA, si bien es la más complicada pero la más intimidante ya que hacen parecer un secuestro real. El extorsionador llama a una primera persona, a quien le hacen creer que ya tienen a un familiar secuestrado y a cambio de su liberación lo sacan del lugar donde se encuentra y las instrucciones son introducirse a un hotel, iglesia, hospital o lugar público, indicándole apagar su celular propio y comprar uno nuevo que solo él y el extorsionador sepan. El delincuente enlaza a un familiar de la primera persona con la supuesta víctima y él también interactúa en la llamada, en la que al familiar de la supuesta víctima le hacen creer que el primero está secuestrado. Comenzando así la negociación para su liberación exigiendo cantidades que van de los doscientos mil pesos hasta el millón de pesos pidiendo los depósitos en cuentas bancarias o también exigen depósitos en tiempo aire a números telefónicos con ladas de Tampico Tamaulipas, Hermosillo Sonora, Monterrey Nuevo León, Ciudad Madero Tamaulipas, Distrito Federal, etc., pertenecientes a distintas compañías telefónicas.



Todas estas modalidades tienen en común el engaño, esto es en ninguno de los supuestos la información proporcionada por el extorsionador es real, sin embargo ante la intimidación es la propia victima que proporciona información que es usada por el delincuente para infundir mayor terror psicológico.

Ahora bien, la extorsión que se realiza a través del correo electrónico frecuentemente se destaca por recibir un correo inicial de las bolsas de trabajo de diversas empresas, en el que realizan un oferta laboral atractiva por su remuneración y solicita el envío del curriculum así como de diversos datos personales, información que una vez que le es proporcionada al delincuente la usa para intimidar a sus victimas toda vez que logra la obtención de datos verídicos y ante ello la amenaza con causarle daño a el o a un familiar.

Es importante destacar que las empresas constituidas en su mayoría la identificación de su correo electrónico se establece después del @, como lo son "bolsa de trabajo@bimbo.com.mx" y las cuentas de correo ocupadas por el delincuente utilizan la identificación de la empresa antes del @, esto es "BIMBO@hotmail.com.

Por último y no menos importante debemos señalar la modalidad del anónimo, en la que a través de  un sobre de tipo correo, una carta escrita en una hoja de papel y dejada o enviada al domicilio o centro de trabajo de las víctimas, se  exigen dinero a cambio de no hacerles daño a ellos o algún miembro de su familia. Generalmente este tipo de extorsiones son personalizadas es decir el probable responsable guarda estrecha relación con su víctima, lo conoce, sabe de sus actividades y generalmente conoce a su familia, o bien el delincuente  tiene algún tipo de problema personal con su víctima a la que le exigen la  entrega del dinero en un lugar determinado.

Las mencionadas modalidades son las que hoy en día el delincuente frecuentemente utiliza para obtener un beneficio, sin embargo, estas van cambiando de acuerdo al transcurso del tiempo y medios tecnológicos existentes, por ello es importante hacer del conocimiento que ante una amenaza o intimidación sea cual sea el origen o el medio a través del cual se realice dicha intimidación se observen 4 pasos fáciles de aprender y vitales para que el delincuente no consiga lo que busca, que es dinero:


1.- Mantener la calma y no proporcionar información alguna.

2.- Colgar inmediatamente el teléfono y asegurarse que su familiar se encuentre a salvo.

3- No depositar ninguna cantidad de dinero.

4.- Comunicarse al 2-44-68-53 para recibir asesoría en el manejo de la situación.


Recuerde que el miedo y el factor sorpresa son la mejor arma de estos sujetos; en tanto que  la tranquilidad y cordura la mejor defensa de las posibles víctimas.


A través de la presente campaña se difundirán las medidas de prevención del delito de extorsión mediante ocho diferentes spots de radio, carteles y otros medios impresos de bolsillo, mismos que serán distribuidos y colocados en diferentes puntos, así como en diversos comercios e instituciones financieras tanto de la capital como del interior del estado.

Para la Procuraduría de Justicia es importante hacer saber a aquellos que hacen de su modus vivendi el delito de extorsión, que en razón de las reformas publicadas al inicio del presente año, hoy la extorsión es contemplada por el Código de Defensa Social del Estado como un delito grave y en consecuencia sin el beneficio de libertad bajo caución, con una penalidad de hasta 10 años de prisión; además de ser un delito perseguible de oficio lo que significa que no procede el perdón de la victima, y que esta dependencia, a través de la Dirección General de Atención a Delitos de Alto Impacto, combatirá de manera frontal hasta erradicarlo.

No hay comentarios: