viernes, 16 de noviembre de 2012

Obtiene PGJ orden de aprehensión contra presunto homicida de su concubina; concluye medida cautelar de arraigo


  • A través de 122 diligencias, el Ministerio Público documentó su probable responsabilidad en la muerte de la mujer que el pasado 5 de octubre fue hallada sin vida en la zona de Valsequillo.


La Procuraduría General de Justicia (PGJ) informa que con base en los resultados obtenidos de 122 diligencias realizadas por peritos en distintas materias, agentes de la Policía Ministerial del estado y el Ministerio Público adscrito a la Fiscalía General Metropolitana, se obtuvo de la autoridad judicial la orden de aprehensión en contra de Oscar Zarate Ramírez de quien se documentó su probable responsabilidad en el homicidio de su pareja sentimental cuyo cuerpo fue hallado embolsado en la zona de Valsequillo.

Oscar Zarate Ramírez

El 5 de octubre del año en curso se registró la muerte de Ernestina Aco Cuautle, de 33 años de edad, hecho que quedó asentado en la averiguación previa 127/2012 de la agencia del Ministerio Público especializada en investigación de homicidios.

Tras el hecho, la Procuraduría de Justicia se allegó de varios indicios que apuntaban a la probable participación de Oscar Zárate Ramírez, por lo que se solicitó a un Juez Penal la medida cautelar de arraigo contra dicho sujeto a fin de profundizar las investigaciones, misma que fue concedida por la referida autoridad.

En el periodo de arraigo se desahogaron diversas diligencias como pruebas periciales, en criminalística, criminología, testimoniales, documentales y labores de inteligencia, entre otras no menos importantes, mediante las cuales se pudo establecer con mayor claridad la mecánica de los hechos así como el móvil y algunos antecedentes que habrían llevado al indiciado a cometer el crimen.


De acuerdo con las investigaciones, la pareja se conoció hace dos años y durante los siete meses previos al homicidio vivieron en concubinato en la colonia Los Pinos Mayorazgo, donde además de su domicilio tenían un consultorio médico en el que ejercían su profesión.

En junio del presente año la hoy finada encontró en el teléfono celular de Zárate Ramírez varias fotografías y videos con contenido sexual en el que al parecer éste participaba con diferentes mujeres, por lo que extrajo dicho material del cual creó una copia y se la entregó a un familiar, situación que provocó que la pareja diera por terminada su relación.

De acuerdo con el análisis de información y rastreo tecnológico, el 1 de octubre Ernestina Aco Cuautle atendió en su consultorio a una paciente alrededor de las 12:00 horas y posteriormente, al filo de las 13:00 horas, llegó a su domicilio Oscar Zárate Ramírez quien previamente le había mandado un mensaje de texto.

En el lugar sostuvieron una fuerte discusión debido a los problemas originados por el material hallado en el celular de Oscar Zárate, por lo que éste agredió físicamente a su pareja provocando que falleciera; los resultados de la necropsia arrojaron que la causa de muerte fue infarto agudo al miocardio derivado de sofocamiento.


En horas posteriores al homicidio entraron al menos cinco llamadas al teléfono de la víctima, mismas que presuntamente respondió Zárate Ramírez quien, en las primeras tres, fingió voz de mujer para dar respuesta a los pacientes; mientras que en las últimas dos contestó y se identificó como esposo de la doctora justificando que ésta no podía atender la llamada porque se encontraba ocupada.

Posteriormente el individuo ató el cuerpo de la víctima con cables y lo introdujo en bolsas de plástico, y alrededor de las 21:30 horas del mismo día lo subió al vehículo BMW propiedad de la ahora finada, dirigiéndose a la carretera a Valsequillo donde lo depositó, esto en el kilómetro 16.

Mediante las diligencias se documentaron elementos probatorios contundentes como el hallazgo de bolsas en el interior del citado automóvil, que, según las pruebas periciales, tienen el mismo componente químico de las bolsas donde se halló el cadáver; así como el testimonio de la ex esposa del indiciado quien reconoció el cable con el que fue atado el cuerpo como el correspondiente al televisor que tenían cuando vivieron juntos.

Con base en las diversas pruebas reunidas, la Procuraduría General de Justicia puso a disposición del Juez Noveno de Defensa Social a Oscar Zarate Ramírez, de 31 años de edad, en tanto que se exhorta a probables víctimas que pudieran reconocerlo a que presenten su denuncia ya que se mantiene abierta una investigación en torno a delitos de tipo sexual que habría cometido dicho sujeto

No hay comentarios: